¿Cómo afecta la genética a nuestra salud dental?

Hay determinadas enfermedades congénitas que desgraciadamente vienen programadas. También  maloclusiones, algunos problemas periodontales, etc. 

Las dos patologías que nos llevan al dentista con mayor frecuencia son la caries y la enfermedad periodontal, y si bien es cierto que ambas tienen condicionantes genéticos asociados sobre los que no podemos actuar, afortunadamente, ambas dependen de la existencia de bacterias que la hagan posible y es ahí donde sí podemos actuar.

 

Siempre podemos controlar el número de bacterias preventivamente con ayuda de la higiene y la odontología... Por lo que no cabe desanimarse y decir; “¡tengo mala dentadura, nada puedo hacer!”